Novas

Los podólogos analizan el pie plano infantil, alteración normal entre los seis y ochos años que se puede prolongar debido a factores físicos o hereditarios

Etiquetas:

El Colexio de Podólogos de Galicia celebró un curso de podología pediátrica, impartido por Eugeni Llorca “La detección temprana de un pie plano patológico es imprescindible para que el niño tenga una vida laboral, cotidiana y deportiva lo más sana posible el día de mañana”   El Colexio de Podólogos de Galicia ha celebrado los días 28 y 29 de febrebro un curso de podología pediátrica en el que han participado 45 profesionales. Se celebraró en el aula formativa de la sede del colegio profesional, en la calle Manuel Vázquez Cacharrón de Santiago de Compostela. La formación fueimpartida por el podólogo Eugeni Llorca, especializado en biomecánica, podología deportiva y podología pediátrica, y profesor de Podología Pediátrica en el Grado de Podología de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Eugeni Llorca señaló que el pie plano infantil es una alteración normal y fisiológica en el proceso evolutivo del niño, que se caracteriza por un aplanamiento del arco longitudinal interno y por un aumento del valgo de retropié. “Cuando los padres detectan alguna anomalía suelen referirlo en consulta como mi hijo camina con la punta de los pies hacia dentro o hacia afuera, camina de puntillas, tiene las rodillas juntas, tropieza, se cae o se cansa en comparación a otros niños de su misma edad, o a mi hijo le duelen los pies o las piernas al final del día" –destacó–. Inicialmente, Llorca explicó que es completamente normal que todos los niños presenten un mayor o menor grado de pie plano, un pie aplanado desde el nacimiento hasta los seis u ocho años. Sin embargo, recuerda que existen una serie de factores asociados –musculares, articulares, óseos, fisiológicos, hereditarios... – que pueden condicionar que este pie plano no desaparezca una vez pasada esta edad. “Los podólogos debemos explorar al niño en consulta en busca de uno o más de estos factores asociados, para establecer la necesidad o no de un tratamiento temprano” –aseguró–. Para explorar la marcha y pisada del menor, Eugeni Llorca apuesta por el estudio biomecánico, un análisis del pie en posición estática y dinámica que es totalmente diferente en niños y en adultos, dado que los valores angulares y torsionales varían conforme el niño crece, desde el momento del nacimiento hasta los 14-16 años. “Debemos de ser capaces de contrastar los datos de la exploración del niño con respecto a su edad en ese momento, para saber si se encuentra dentro de una curva de crecimiento óptima, o si hay alguna alteración que debemos ayudar a resolver” –explicó. Tratamiento: Ejercicios musculares, cambio de posturas o gestos, asesoramiento en calzado y ortesis plantares personalizadas Según el podólogo, el tratamiento del pie plano infantil y de cualquiera de sus factores asociados puede pasar por una serie de ejercicios de potenciación o de elongación muscular, el cambio en una serie de posturas o gestos cotidianos que pueden agravar el problema, el asesoramiento en cuanto al calzado diario y deportivo y, en los casos en que sea necesario, la prescripción de ortesis plantares personalizadas en base a las características biomecánicas del niño. “La detección temprana de un pie plano patológico o de uno o varios de estos factores asociados es imprescindible para que el niño tenga una vida laboral, cotidiana y deportiva lo más sana posible el día de mañana. A esas edades, podemos resolver, con gestos relativamente sencillos, la mayoría de las alteraciones que, aunque no estén dando la cara en la actualidad, pueden causar el desarrollo de problemas más importantes el día de mañana” –destacó el especialista–.   [gallery ids="7322,7323"]