Novas

Sanidade sanciona con 10.500 euros a un enfermero que ejercía labores de podólogo tras la denuncia del Colexio de Podólogos de Galicia

Etiquetas:

La entidad colegial trasladó 35 casos de intrusismo a Inspección Sanitaria en 2019  Juan Dios, presidente: “En los últimos años las personas denunciadas han sido enfermeros, ortopedas, licenciados en INEF y esteticistas”  El presidente del Colexio de Podólogos de Galicia, Juan Dios, y la asesora jurídica de la entidad, Paloma Sánchez Martínez-Zárate, asistieron ayer miércoles a una reunión con la subdirectora xeral de Inspección, Auditoría e Acreditación de Servicios Sanitarios de la Consellería de Sanidade, Inmaculada Martín Biedma. Analizaron los casos de intrusismo denunciados por la entidad colegial, comentaron los protocolos de actuación indicados en centros no autorizados por Inspección, así como temas colegiales en materia de inspección sanitaria. El Colexio de Podólogos de Galicia registró 35 casos de intrusismo profesional en la comunidad gallega en 2019, que fueron inmediatamente comunicados a la Consellería de Sanidade. Recientemente, Sanidade ha sancionado administrativamente con 10.500 euros a un enfermero que ejercía funciones de podólogo en la provincia de Pontevedra. El Colexio profesional denunció el caso ante la Consellería de Sanidade que automáticamente mandó una inspección al establecimiento sanitario. Aunque el enfermero solo ejerce supuestamente en la actualidad funciones propias de su profesión, el Colexio de Podólogos de Galicia seguirá revisando que efectivamente haga actividades de enfermero y no de podólogo. Juan Dios explica que los casos de intrusismo que el Colexio traslada a la Consellería de Sanidade derivan de comunicaciones facilitadas por profesionales de la podología. “El patrón común de las denuncias es la actividad podológica por parte de profesionales que carecen de esta titulación. En los últimos años las personas denunciadas han sido enfermeros, ortopedas, licenciados en INEF y esteticistas” –explica–. Además, Paloma Sánchez señala que cuando el Colexio profesional recibe una denuncia por intrusismo actúa con mucha cautela, exigiendo pruebas fehacientes al denunciante como fotografías y testificales de pacientes. También se realizan actuaciones de comprobación por parte de la asesoría jurídica y administración del Colegio antes de dar traslado a la Consellería de Sanidade. Para intentar frenar la aparición de más casos de intrusismo, el presidente asegura que la clave está en apostar por la información a la sociedad dando a conocer la profesión y competencias del podólogo, “para que sean los propios pacientes quienes identifiquen al intruso antes de poner su salud en sus manos”.Reunion con la subdirectora xeral de Inspección de Sanidade, Inmaculada Martin Biedma